Diputados aprobó la reparación de legajos de trabajadores desaparecidos

11 noviembre 2020

La Cámara de Diputados aprobó hoy y envió al Senado el proyecto de ley que dispone la inscripción de la condición de detenido-desaparecido en los legajos laborales de los trabajadores víctimas del terrorismo de Estado, que revistaban como personal en relación de dependencia del sector privado.

Si bien a través del Decreto 1199/2012 se había dispuesto la inscripción de la condición de detenido-desaparecido en los legajos de agentes de la Administración Pública Nacional, no había sucedido lo mismo con el sector privado.

De acuerdo con el proyecto, el trabajo de recuperación y reparación de legajos desarrollado por la Comisión de Trabajo por la Recuperación de Nuestra Identidad y del Archivo Nacional de la Memoria puso en evidencia la relevancia de este tipo de reparaciones en el contexto de las políticas públicas de Memoria, Verdad y Justicia de los últimos diez años.

El diputado nacional y líder de la CTA Hugo Yasky (foto) señaló durante el debate en el recinto que el proyecto busca «extender esa condición a trabajadoras y trabajadores privados, tras la buena labor realizada por la Comisión de Trabajo por la Recuperación de Nuestra Identidad y del Archivo Nacional de la Memoria»

Si bien contaba con acuerdo previo mayoritario, que permitió sumar 208 votos a favor de los 257 integrantes del cuerpo, finalmente 15 diputados del PRO votaron en contra y otros seis, además del radical correntino José Vara, se abstuvieron.

El proyecto había obtenido dictamen unánime de las comisiones de Derechos Humanos y de Legislación del Trabajo, tras una tarea de casi dos meses que incluyó exposiciones de representantes de organismos de derechos humanos.

«Es bueno que se les restituya la verdad y el carácter de trabajadores a quienes en el ámbito de derechos laborales y humanos sufrieron la condición de detenidos-desaparecidos», agregó el titular de la comisión de Derechos Humanos.

Su compañero de bloque, el sindicalista Walter Correa, consideró que es «justa la reparación de legajos laborales» y que «no fue casual que durante la última dictadura cívico-militar, integrantes de ese gobierno de asesinos hayan perseguido a trabajadores, y que la mayoría fueran integrantes del movimiento obrero organizado»

Yasky y Correa fueron los únicos dos oradores en virtud de los acuerdos previos alcanzados entre los bloques para agilizar el desarrollo de la sesión.

Durante el tratamiento en comisión, el proyecto había recibido respaldos como el del radical Sebastián Salvador, quien afirmó: «Es reiterado pero siempre necesario decir que cada intento de avanzar hacia la protección y reconocimiento de los derechos humanos nos van a tener acompañando e impulsando esas iniciativas. Es una política inclaudicable para nosotros»,

Más allá del aparente acuerdo previo,15 legisladores del PRO votaron en contra: Carla Piccolomini, José Patiño, Martín Grande, Victoria Morales Gorleri, Martín Medina, Federico Angelini, Juan Aicega, Gisela Scaglia, Francisco Sánchez, Gustavo Hein, Hernán Berisso, Julio Sahad, Eduardo Cáceres, Alfredo Schiavoni y David Schlereth.

Osmar Monaldi, Alberto Asseff, Federico Frigerio, Sebastián García De Luca, Adriana Ruarte y Marcelo Orrego decidieron no expedirse sobre el tema.

Patiño había avalado el dictamen de comisión al igual que otros integrantes de su bloque que fueron consecuentes en sus actos y hoy se expresaron a favor del proyecto, como Silvia Lospenanto, Fernando Iglesias, Natalia Vila y Dina Rezinovsky.

Deja una respuesta