Pigu Romero volvió a brillar en Europa

2 septiembre 2019

El tucumano estuvo muy cerca de obtener su tercer título en el European Tour de golf, después de sus consagraciones en Hamburgo y Munich en 2007 y 2017, respectivamente. El golfista llegó a la última vuelta del Omega European Masters con un golpe de ventaja, tambaleó en los primeros hoyos, se recuperó en el trayecto de vuelta y terminó perdiendo un desempate que disputó con otros cuatro jugadores, con los que había igualado en un total de 266 golpes (-14).

La definición se produjo luego de un playoff con el norirlandés Rory McIlroy-que acababa de ganar la FedEx Cup en Atlanta-, el italiano Lorenzo Gagli, el finlandés Kalle Samooja y el sueco Sebastian Soderberg, quien terminó consagrándose por ser el único en anotar un birdie en ese emocionante desenlace en el hoyo 18, frente a la enorme cabaña del Crans-sur-Sierre Golf Club.

La salida del Pigu no fue buena: quedó pegado a un crossbrunker y su tiro de aproximación se pasó un tanto del green. «¡Baja!, ¡Baja!». le rogaba el Pigu a la pelota, que quedó en el fringe. Mientras que Gagli fue el primero en quedar descartado (su segundo tiro cayó en el agua), Soderberg, McIlroy y Samooja se facilitaron chances claras de birdie, pero fue solo el sueco quien embocó. Romero lo intentó desde afuera del green y la pelota pasó cerca del hoyo, aunque íntimamente sabía que alguno de los restantes rivales embocaría, y así fue gracias a la precisión de Soderberg, que con su birdie logró su primer título en el Tour Europeo.

Para Romero, este torneo fue una montaña rusa de emociones, fiel a lo que ha sido su carrera. Este domingo, cuando parecía que ya estaba sin chances de ganar y a tres golpes de distancia (bogeys en el 1, 3 y 5), una gran recuperación en el tramo más accesible de la cancha le permitió acceder al desempate, tras totalizar una última vuelta de 70 (par). Los birdies en los hoyos 14, 15 y 17 lo impulsaron de nuevo hacia la punta, aprovechando también el bogey en el 17 de Soderberg, que había gozado de un sprint de cinco birdies consecutivos del 10 al 14. Sin embargo, el jugador de Yerba Buena falló en la puntada final.

Más allá de no haber podido ganar, a Romero -que defiende este año la tarjeta del Tour Europeo- le quedan muy buenas sensaciones, sobre todo si se atiende su actuación del sábado, en la que había anotado 61 golpes (-9), su mejor vuelta en este circuito. Su apuesta siempre apunta a afianzarse en el PGA Tour, pero el hecho de volver a ser protagonista en Europa lo llena de confianza en busca de los próximos pasos.

Fuente: La Nación

Deja una respuesta