El discurso completo de Jaldo en la Legislatura

1 marzo 2022

El gobernador, Osvaldo Jaldo, inauguró el 117 período de sesiones ordinarias de la Asamblea Legislativa. A continuación, el texto completo en el que se rinde cuentas de las acciones del Poder Ejecutivo provincial.

Discurso del Gobernador de la provincia de Tucumán en la apertura del año legislativo 2022

Señor presidente de la Honorable Legislatura, legisladores, autoridades civiles, judiciales, eclesiásticas y militares, señoras y señores, pueblo de Tucumán.

Me presento en el día de hoy frente a ustedes, en cumplimiento del mandato constitucional de apertura del año legislativo. El Poder Legislativo es parte neurálgica de nuestro sistema representativo y democrático.

En todos estos años pasados de nuestra gestión de gobierno he estado sentado junto a ustedes, escuchando el mensaje de apertura del año legislativo.

Hoy un hecho altamente auspicioso me permite estar dirigiendo este discurso inaugural a esta honorable Legislatura. Lo hago en mi carácter de Gobernador interino, porque el Gobernador electo de la provincia, el Dr. Juan Manzur ha sido convocado a ocupar el segundo cargo en orden de importancia en el Poder Ejecutivo Nacional, la Jefatura de Gabinete de Ministros.

Digo altamente auspicioso por dos motivos. Primero, porque ello consolida la relación de nuestra provincia con el Gobierno Nacional, de indudable importancia en un sistema federal como el nuestro. Y segundo, porque genera condiciones favorables para coordinar recursos, políticas y programas provinciales que colaboren a nuestro desarrollo. Un presidente de amplia vocación federal como el Dr. Alberto Fernández, más la presencia de nuestro gobernador electo en un cargo critico en el gobierno Nacional, constituyen una excelente noticia para Tucumán.  Estamos trabajando juntos y coordinadamente, Nación y Provincia, el Jefe de Gabinete de Ministros y quien les habla, acompañados por esta Legislatura y el Poder Ejecutivo, para que estas condiciones favorables se transformen efectivamente en políticas y acciones concretas que hagan realidad este beneficio.

Ha transcurrido un nuevo año de gestión. Una vez más, debimos hacerlo en el contexto de una pandemia mundial que estimábamos a inicios de 2021 seria superada en un momento cercano. Ello no ha sido así, y la pandemia ha continuado con nuevas olas, que impactaron sobre nosotros. Sobre la salud y la enfermedad, críticamente. Y sobre la actividad comunitaria, social y productiva, de igual modo. Así, resolvimos fortalecer las estrategias exitosas iniciales; perfeccionar aquellas que tuvieron mayor demanda; y elaborar nuevas líneas de trabajo para prepararnos ante la segunda ola y las siguientes.

La estrategia más eficiente a la que nos sumamos junto al resto del país y del mundo fue la vacunación. Su avance ha sido notable en nuestra provincia. Gracias al esfuerzo de los equipos sanitarios que trabajan en los nodos de inmunización distribuidos en toda la provincia, hasta el presente aplicamos un total de 3.100.000 dosis de vacunas contra el Covid. Al día de hoy la población objetivo de la vacunación, compuesta por los mayores de 3 años, es de un 92% la primera dosis; de un 81% la segunda, y de un 21% la tercera.  Todo lo cual, por otra parte, nos coloca entre las provincias de mayor vacunación e inmunidad en el país.

Estos números son la consecuencia de una política sanitaria planificada y dirigida con mucho cuidado: un plan de inmunizaciones; la creación de nodos itinerantes; los megaoperativos de vacunación y testeo; y especialmente, la implementación del Pase Sanitario, convertida en ley por esta Legislatura. Esta última decisión incrementó sensiblemente la cantidad de dosis aplicadas y aceleró el proceso de vacunación de manera contundente. Para darles una idea de ello, les puedo decir que antes de la implementación del Pase Sanitario la extensión de la vacunación era de 82% la primera dosis, y de 62% la segunda. Como resultado de nuestra decisión, la misma se incrementó un 20% en cada caso a partir de su ejecución.

De manera similar, otros indicadores señalan la eficacia de la política emprendida. El índice de positividad, que muestra el porcentaje de pacientes contagiados en relación al total de testeos del día, descendió de un máximo del 62% a mediados de enero a un mínimo de 6% hace una semana. La ocupación de camas, que llegó a un 50% a fines de enero, descendió al 23% un mes más tarde. Finalmente, permítanme comentarles que a pesar del sustantivo aumento de casos positivos durante la reciente ola, la curva de internados fue mucho menor a los de la segunda, y la de fallecidos se mantuvo en un mismo nivel. Como lo muestra el índice de letalidad, nuestras políticas han protegido y salvado vidas de tucumanos.

Toda esta tarea de prevención, cuidado y programación nos permitió reanudar nuestra vida social y productiva, en un contexto de mayor normalidad, junto y en medio de la pandemia. Más aún, es la que hoy nos permite dar otro paso en la ejecución de la política sanitaria, y anunciarles que a partir del día de la fecha no será necesario el uso del Pase Sanitario en la provincia. Señoras y señores legisladores, conjunta y coordinadamente, hemos cumplido el objetivo.

En esta circunstancia de mayor normalidad, la situación de nuestra provincia ha evolucionado favorablemente en muchos aspectos. El indicador macroeconómico de la actividad productiva provincial nos muestra que ésta ha ascendido el último año. Por un lado, que hemos revertido la tendencia negativa provocada por la pandemia a nivel mundial y nacional. Y por otro, que la misma será positiva en los próximos seis meses del corriente año. Igualmente, estos datos nos señalan que Tucumán ha evolucionado por encima del índice nacional de actividad económica.

Para confirmar esta evolución, permítanme comentarles que el aumento del consumo de cemento a granel en Tucumán ha sido del 63% en el año que pasó; el de nafta Premium del 32 %; y el patentamiento de motos del 42%, de acoplados el 33%, y de otros transportes el 23%. Estos son datos altamente sensibles de la actividad económica y productiva, y nos ayudan a entender este crecimiento del último año, y el que prevemos para los próximos meses.

Seguramente esta tendencia está relacionada con la disminución de la desocupación de 11% a 9% entre el 3er trimestre de 2020 y el de 2021, y con el incremento del 1% en el nivel de asalariados registrados en el sector privado de un año a otro.

Otro de los números que impacta en esta tendencia es el crecimiento de las exportaciones. A lo largo del año que pasó las exportaciones de la provincia se incrementaron un poco más del 10% respecto de 2020, alcanzando los 941 millones de dólares. Más del 50 % de estas exportaciones están vinculadas con la actividad agroindustrial citrícola, en tanto un 17% se corresponde a partes de vehículos y tractores. El principal importador de nuestros productos es Estados Unidos, que concentra el 21% de nuestras exportaciones, y luego nuestro vecino del Mercosur, el hermano país de Brasil, con un 20%.

Es nuestro objetivo acompañar a todo el sector productivo para que Tucumán pueda superar la barrera de los 1.000 millones de dólares en productos exportados. Es parte de nuestra visión estratégica y de políticas que estamos impulsando para contribuir a ello.

Estamos convencidos de que nuestra provincia puede alcanzar estas metas y muchas otras. Contamos con la dinámica emprendedora y audaz de nuestro sector privado; el conocimiento y la rigurosidad de nuestros investigadores y académicos; y la decisión y recursos de nuestro sector público y estatal. Con ello generaremos las condiciones óptimas para hacer posible este crecimiento.

Para lograrlo, una de las políticas centrales de nuestra gestión es el avance en obras públicas.  Ellas constituyen la infraestructura material básica para impulsar y hacer cierto el desarrollo productivo y social de Tucumán, con criterios de equidad y justicia social.

A lo largo de estos dos años, y particularmente el último, hemos firmado convenios por alrededor de 100 mil millones de pesos para nuestra provincia. Para tener la dimensión de lo que estamos hablando permítanme destacarles que estamos hablando de poco menos del 30% del presupuesto total del año 2022. Como Gobierno de la provincia, agradecemos profundamente la mirada federal del presidente Alberto Fernández y el acompañamiento permanente del Jefe de Gabinete de Ministros, el Dr. Juan Manzur, en este logro.

Casi un 90% de este monto está distribuido en obras de saneamiento, edilicias, vivienda, energía, turismo y recursos hídricos. Es parte de una política sustentada en un diagnóstico, articulada por criterios específicos de decisión y dirigida por lo tanto a metas claras de planificación y concreción.

Hoy el 92% de los hogares tucumanos urbanos cuenta con acceso a la red de agua corriente y el 76% a la red de cloacas. Por ello, de los convenios firmados, casi el 70 % están destinados a agua potable, desagües cloacales y pluviales y plantas de tratamientos. Es un 70% de obras que “no se ven”, que están “debajo del asfalto”, como se dice. Pero son las que van directamente a mejorar las condiciones básicas de vida de nuestra población. A ello dedicamos nuestros mayores esfuerzos, porque son la manera primera y fundamental para hacer cierta y real la equidad y la justicia social. Nuestras decisiones responden a problemas de los tucumanos y están dirigidas a objetivos planificados de este gobierno provincial.

Otra parte relevante de nuestra política de obras públicas está dirigida a un tipo de infraestructura que consideramos prioritarias para el desarrollo productivo y social en la provincia. Tenemos por meta asegurar los servicios públicos que favorezcan la competitividad del sector agroindustrial.

En esa dirección, estamos llevando adelante un ambicioso plan de ampliación y mejora del transporte y distribución de energía eléctrica provincial que fortalecerá la infraestructura necesaria para el desarrollo agroindustrial, y beneficiará directamente a más de 150 mil tucumanos en un primero momento.

Es una inversión importante, de más de 60 millones de dólares, distribuidos en distintos puntos de la geografía provincial. Me refiero a las obras en Los Nogales; en el Manantial; en el Bracho y Villa Quinteros; en Alto Verde. Varias de ellas ya se han iniciado, y algunas serán puestas en servicio dentro de estos dos próximos años. Este es el Tucumán que estamos planificando y decidiendo. Un Tucumán que extiende y provee los servicios básicos y esenciales a sus industrias y empresas, para el crecimiento económico, y a sus ciudadanos, para el desarrollo social equitativo.

Estamos avanzando de manera similar con la provisión de gas. En coordinación con la Secretaría de Energía y el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, hemos dado inicio a un programa de financiamiento para el desarrollo de red y distribución de gas domiciliario en la provincia de Tucumán. El mismo beneficiará a poco más de 40 mil tucumanos, a través de una inversión de $1000 millones de pesos a ser ejecutadas durante el año 2022.

En relación a la provisión de los servicios públicos básicos, permítanme decirles que seguimos trabajando en disminuir los costos del acceso a los mismos para los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Me refiero a las tarifas sociales que permiten a esta población acceder a la electricidad, al gas y al agua en mejores condiciones de cantidad y calidad.

Les decía previamente de nuestra especial preocupación y esmero en definir y ejecutar una política programada y eficiente de obras públicas. De este conjunto ya definido y en marcha, otro 20 % de su total está destinado a aquella infraestructura edilicia que proveen servicios esenciales a la provincia, y que en muchas ocasiones benefician particularmente a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Me refiero a los edificios escolares; a los centros de desarrollo infantil y de atención de la mujer; a los hogares de niños, adolescentes y ancianos; a las unidades penitenciarias.

Efectivamente, nos ha preocupado de manera particular en todo este tiempo la cuestión de la infraestructura escolar. La educación es un motor de desarrollo y de equidad social. La escuela abre las posibilidades de trabajo y acceso al mercado laboral a todos, cualquiera sea su condición social, económica o cultural, y los prepara para acceder a mayores oportunidades de trabajo y actividad.

Por ello, hemos diseñado un ambicioso programa de renovación y mejoramiento de los establecimientos educativos, con recursos nacionales y provinciales, que hemos segmentado en tres niveles. Primero, un conjunto de poco más de 200 grandes obras, que requerirán una inversión de 4.200 millones de pesos. Segundo, un conjunto de 1.300 obras medianas, que demandarán una inversión de casi 700 millones. Y finalmente, un tercer nivel de 1.200 obras menores, por un monto de poco más de 400 millones. Todas estas obras están distribuidas también a lo largo de todo el territorio de la provincia y responde a la visión federal que tenemos de ella. La política educativa es consonante con esta mirada.

Otra línea de inversión en obras edilicias está vinculada a la cuestión de la seguridad, como ya lo he manifestado en varias ocasiones. Debemos entenderla en el contexto de una situación de emergencia de seguridad y carcelaria que nuestro país ha experimentado y dispuesto hasta hace muy poco tiempo. Dentro de esta circunstancia mayor, nuestra política carcelaria en la provincia requería una renovación profunda, y por ello hemos comenzado de manera firme la construcción de un nuevo servicio penitenciario. Después de 100 años, nuestra provincia dispondrá de un establecimiento carcelario amplio, con albergue de hasta 1.100 personas en situación de confinamiento.

Junto a ello, estamos avanzando en la apertura de 4 alcaidías. Dos de ellas se abrirán en Rio Seco y en Delfín Gallo, para las que utilizaremos dos antiguos edificios escolares en desuso, que serán refaccionados con una inversión de 600 millones de pesos. Y las otras dos serán completamente nuevas, con una inversión de 1.700 millones de pesos para cada una, en la Banda del Rio Salí y en Las Talitas. Agradezco a esta Legislatura las sanciones de las leyes correspondientes que nos permitieron avanzar en este sentido.

Además de la infraestructura en obras, el desarrollo productivo de Tucumán requiere un activo trabajo de coordinación entre el Estado y el sector privado, para aprovechar y potenciar las mejores posibilidades que se abran a nuestro avance. En esta línea de trabajo conjunto hemos recibido recientemente con agrado las decisiones del gobierno nacional para equiparar y revalorizar el precio del bioetanol, otorgándole un incremento de poco más del 10%. Esta decisión nos permite proteger al tiempo que impulsar la actividad sucroalcoholera, que es un motor económico fundamental de nuestra provincia.

En una línea similar, hemos realizado también gestiones ante la Nación para asistir al sector tabacalero a través del Fondo Especial del Tabaco. Durante 2021 se realizaron transferencias por poco más de 900 millones de pesos, en tanto se realizaron otros aportes a los programas de Asistencia al Productor y a organizaciones cooperativas agropecuarias cercanos a los 140 millones de pesos. Todo ello con el objetivo de promover y proteger la actividad agrícola que se desarrolla en el territorio provincial, con una visión de sustentabilidad integral.

Con una mirada fuertemente federal hacia el interior de nuestro territorio, y en directa coordinación con ustedes, estimados legisladores, y con los Intendentes y Comisionados Comunales de nuestra provincia, hemos avanzado hacia el fortalecimiento de Parques Industriales, importantes para el desarrollo económico y territorial de Tucumán. Ya se realizaron dos postulaciones al Programa de Aportes No Reembolsables para Parques Industriales, en el municipio de Famaillá y el de Lules. Los aportes ya están en marcha, por un monto de 60 millones de pesos en cada caso. A fines del 2021, se comenzó a trabajar para poder concretar el Parque Industrial de Monteros, el cual ya cuenta con el aval de esta Legislatura y se encuentra en etapa de planificación. Nuestro objetivo es desarrollar a lo largo de los años al menos un parque industrial público en cada municipio de la provincia.

Un criterio similar nos ha impulsado en el desarrollo de emprendimientos productivos con financiamiento público en distintos lugares del interior. Son algunos ejemplos de una forma de trabajo articulado entre municipios, sector privado y Estado provincial. En el caso de Trancas, hemos inaugurado la planta pasteurizadora y ensachetadora láctea La Overita, que permitirá a un conjunto de 26 productores de la zona dar valor agregado a la leche y mejorar la calidad alimenticia de los niños tranqueños. Igualmente, en el municipio de Simoca hemos instalado la fábrica de dulce de batata Dulky. La planta representará la generación de empleo para más de 100 personas de forma directa e indirecta y es abastecida por alrededor de 27 productores y agricultores de la región. Finalmente, hemos impulsado una planta de chacinados y salazones en La Cocha. Completadas todas las obras, sumará unos $120 millones de inversión y posibilitará generar una nueva actividad industrial a 34 productores de una zona típicamente tabacalera.

Todo este avance productivo tiene que ir de la mano del cuidado al medio ambiente, para que este desarrollo sea armónico y sustentable, como lo señalan los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, el marco estratégico de planificación provincial. Con esta preocupación llevamos adelante nuestra política ambiental.

En este sentido, hemos dado inicio a la Mesa Provincial de Cambio Climático y al Plan Provincial de Respuesta al Cambio Climático, para organizar y coordinar las acciones entre los poderes del Estado, los Ministerios y la sociedad civil.

Igualmente, hemos continuado con la tarea de monitoreo sistemático ambiental, con seguimiento y evaluación permanente de la Cuenca Salí – Dulce y distintos embalses de la Provincia de Tucumán, como el dique El Cadillal, Escaba y la Angostura, para sostener adecuadamente los niveles de la calidad del agua de los recursos hídricos. Similares tareas de monitoreo y seguimiento hemos realizado en las industrias del azúcar, citrícolas, del papel, de levaduras y textiles, con el fin de controlar la calidad de los efluentes fabriles de las principales industrias de la provincia y su impacto en los recursos hídricos y reducir su contaminación.

Además de su control y saneamiento, las tareas de mejoramiento y reconstrucción de obras de infraestructura hídricas son relevantes a los fines ambientales del sector productivo. Unos conjuntos importantes de estas obras programadas en distintas zonas de nuestro territorio impactaran sobre 50 mil hectáreas de nuestra provincia, y toda su población e industrias.

Este desarrollo productivo requiere una vinculación logística y operativa para su movimiento y traslado. Una obra central para ello es el Centro de Transferencia Multimodal de Carga, hecha posible a través de leyes sancionadas por esta Legislatura. Ella concentrará en 158 hectáreas, operaciones de carga de camiones y trenes con el fin de reducir los costos que afrontan las empresas exportadoras para trasladar sus producciones a los puertos comerciales de Rosario y Buenos Aires. Junto a las autopistas Tucumán-Las Termas y Famaillá-Monteros, conforman un avance sustantivo en la estructura de conectividad provincial.

En este sentido, estoy en condiciones de anunciarles en el día de hoy el inicio de las obras de la autopista a Las Termas en este mes de marzo, como así también el acuerdo logrado con el Gobierno nacional para la financiación de los trabajos conducentes al trayecto Famailla-Monteros, por 8.500 millones de pesos.  Ambas obras no son decisivas solo para una mayor y más eficiente conectividad provincial, sino que significan un avance crítico en materia de seguridad vial.

Uno de los sectores en los que hemos visto un avance productivo relevante en los últimos tiempos es el turístico. Los números del último año han mostrado una clara recuperación de la actividad respecto al 2020. Durante la temporada de verano 2021 recibimos casi 1.900.000 visitantes. El impacto económico total generado por turistas alojados en el año fue de 8 mil millones de pesos. Este impacto benefició a las comunidades locales permitiendo la reactivación socioeconómica de sectores que sufrieron los efectos recesivos producidos por la pandemia. Para tener una idea global de este beneficio, les menciono que el empleo registrado durante el segundo trimestre 2021 en las ramas del turismo en Tucumán representó el 6% del total del empleo formal del sector privado de la provincia. En el 2021 alcanzó 10.800 puestos de trabajo, produciendo un aumento del 11% con respecto al mismo período 2020

Precisamente, este año que pasó hemos hecho avances sustantivos en espacios de alto valor turístico. Uno de los más notables es el Complejo Cristo Bendicente. Allí, con una inversión de 145 millones, hemos reordenado los componentes arquitectónicos e incorporado equipamiento moderno, con el objetivo de jerarquizar y poner en valor el acceso y las inmediaciones del predio.

También estamos avanzando con la remodelación de la hostería de La Angostura, en El Mollar, con una inversión de 88 millones de pesos, y la renovación completa del Centro Cívico Cultural Plaza Locadio Paz, en San Pedro de Colalao, con una inversión de 122 millones. Otro objetivo es avanzar con el Museo Jesuítico de La Banda, en Tafi del Valle, cuya obra se encuentra en condiciones de ser ya licitada. Con un monto de inversión de 70 millones de pesos, apuntamos a la restauración de este Patrimonio Histórico Nacional.

Estas decisiones y políticas emprendidas tienen un rumbo y también un impacto. Sin embargo, no logran compensar aún mucho de las necesidades de nuestra gente. Necesidades que han sido agravadas en los últimos dos años por los efectos de la pandemia que nos ha atravesado. Las condiciones de vida de los tucumanos requieren todavía mayor esfuerzo y organización de políticas adecuadas y eficientes para mejorar nuestro bienestar colectivo. Lo sabemos y hacia ello ordenamos nuestras metas y actividades.

A lo largo del año que pasó, nuestra prioridad en materia de cuidado social ha sido sostener y mejorar la política de seguridad alimentaria en el difícil contexto de la pandemia. A través del programa Comedores Escolares se brindó prestación alimentaria a 1.000 escuelas, que incluyeron a 236 mil niños, niñas y adolescentes, para garantizar la cobertura alimentaria de la población escolar afectada por la suspensión de las clases presenciales.

En esa misma dirección, se amplió la cobertura del Programa Alimentar, llegando a cubrir 107.000 familias para la compra de alimentos. Este programa significó una inversión en la Provincia por parte del Gobierno Nacional de más de 9.900 millones de pesos durante 2021.

Es importante señalar el rol que cumplieron en este año tan difícil las organizaciones comunitarias vinculadas a la nutrición. Hemos asistido con mercadería a 110 cocinas comunitarias, abarcando a casi 1.950 familias. No puedo dejar de destacar igualmente el trabajo incansable de innumerables organizaciones no gubernamentales, que movilizan recursos económicos y sociales con la misma finalidad, y a quienes agradecemos este compromiso de solidaridad y servicio para todos los tucumanos.

A lo largo de este tiempo hemos trabajado territorialmente en municipios y comunas para fortalecer la gestión local del cuidado social. En este marco de trabajo conjunto hemos procurado también garantizar toda la asistencia posible a nuestros dispositivos de cuidado en el abordaje de las adicciones.

Igualmente, hemos profundizado nuestra tarea de fortalecimiento de una política de género inclusiva. Con esta honorable Legislatura hemos sancionado normas que preserven y respeten la condición de la mujer. Hoy desde el Poder Ejecutivo trabajamos con firmeza y perseverancia para la implementación de las mismas.

En materia de niñez, adolescencia y familia se trabajó con aproximadamente 10 mil solicitudes de intervención para asistir a niños, niñas y adolescentes en situaciones de vulnerabilidad. Para avanzar en el fortalecimiento del sistema de protección integral de la niñez, hemos firmado recientemente con la Nación recientemente el inicio de obras de ocho nuevos Centros de Desarrollo Infantil (CDI) y otros tantos Espacios de Primera Infancia en distintos puntos de la provincia. Son parte del proyecto de construcción de 40 CDI en total, y demandaran una inversión de 400 millones de pesos.

Durante el año 2021 se cuidaron un promedio mensual de 400 niños, niñas y adolescentes en los Dispositivos de Cuidado Institucional.   La política impulsada con el funcionamiento del Centro de Admisión y Derivación (CAD), que permite el alojamiento de los adolescentes entre 14 y 17 años aprehendidos, y evita su ingreso a las cárceles, posibilitó que disminuyera considerablemente la cantidad de adolescentes alojados en los centros Roca y Goretti en este año.

Mientras nos ocupábamos de hacer frente a la pandemia, el Sistema Público de Salud continuó funcionando y atendiendo los otros requerimientos de la población tucumana. Los números son la prueba fehaciente de ello. Y lo hicimos a través de una política de salud programada e implementada de manera acorde.

Durante el 2021, registramos 23 millones de prestaciones, un récord que representa un incremento del 88% con respecto al año 2020. Asimismo, tuvimos un incremento del 24% en cirugías realizadas, alcanzando la cifra de 33.700, y asistimos 14.300 nacimientos en el sector público de salud.

La bronquiolitis es uno de los principales problemas de salud pública en la actualidad, con gran impacto sobre la mortalidad infantil en el mundo. Es por esto que creamos la Brigada de Bronquiolitis con 51 nodos de referencia para la atención y el seguimiento de niños menores de 2 años que cursen la enfermedad o tengan riesgo de contraerla.

Un trabajo con similar objetivo hemos encarado en la lucha contra el dengue. Creamos un plan estratégico para su abordaje integral en los diferentes escenarios de riesgo: prevención durante todo el año; control frente a pocos casos; y contención frente a brotes.

Hemos mejorado la cobertura universal, la accesibilidad y la disponibilidad en la atención de urgencias y emergencias, con la incorporación de 100 ambulancias nuevas para ser distribuidas tanto en la capital como en el interior de la provincia, en procura de cubrir todo su territorio. No hay antecedentes de una incorporación de esta magnitud para la provisión de este servicio.

En lo que respecta a tecnología médica se fortaleció al área de diagnóstico mediante la incorporación de equipamientos para el funcionamiento de nuevos centros de testeo para Covid y para determinaciones de alta complejidad en el Laboratorio de Salud Pública. Del mismo modo, pudimos dotar a policlínicas y efectores de salud del segundo nivel de atención de las tecnologías necesarias para la habilitación de nuevos servicios y la digitalización de resultados.

La reorganización estratégica de los recursos humanos siguió siendo clave para poder dar una respuesta sanitaria coordinada y sostenida durante todo el 2021. Este año estuvo marcado por el inicio de los testeos y la vacunación, eje central de la mayoría de las actividades, para lo cual hubo nuevas redistribuciones e incorporaciones de agentes al sistema.

Este es el momento para agradecer el esfuerzo humano y profesional de estos trabajadores de la salud que han antepuesto en todo momento el bien de la comunidad toda por sobre el suyo propio, arriesgando en muchos casos su propia vida y la de sus familias para salvar la vida de tucumanos.

Una política prioritaria de cualquier sociedad, y seguramente también la nuestra, es la educativa. Porque con ellos estamos hablando de nuestros hijos e hijas, de nuestros adolescentes y jóvenes. Y estamos hablando de justicia social.

Como ustedes bien lo saben, uno de los desafíos mayores del año que pasó fue la reinserción educativa. La vuelta a la presencialidad, dado el alto impacto de la pandemia y el aislamiento en la vida y la tarea educativa de los alumnos y las familias. Para ello desarrollamos un Plan Jurisdiccional de retorno seguro, que consistió en monitorear y acompañar la implementación de los protocolos correspondientes en todos los niveles y modalidades del sistema educativo.

Uno de los programas más importantes del Plan fue el programa Acompañar, que se propuso como objetivo principal la revinculación de los estudiantes y el acompañamiento a las trayectorias educativas de alumnos que durante el año 2020 no se vincularon con la escuela. Ello nos permitió alcanzar finalmente un total de casi 15 mil estudiantes en municipios y comunas, a través de diversas acciones y estrategias que permitieron su reinserción en el sistema.

Otro de los ejes de nuestra política educativa es el acompañamiento territorial. Por ello hemos llevado adelante un programa de seguimiento y asistencia a las instituciones educativas de todo el territorio provincial organizado en cinco circuitosLlegamos a trabajar coordinadamente en 1.900 escuelas, en articulación con Intendentes, Comisionados Comunales y autoridades escolares

Una de las columnas de todo el sistema educativo y de nuestra política integral son los docentes. A lo largo del año pasado hemos permanecido atentos a su capacitación a través del programa FORMAR, de capacitación continua, universal y gratuita. A través de ella acompañamos a los docentes en servicio, con propuestas de formación centrada en la escuela y en la de docentes nuevos. Hemos alcanzado una participación de 22.300 docentes.

Toda estas acciones y políticas antes mencionadas han sido decididas con una meta en particular que hoy tengo el enorme gusto de anunciarles. Las medidas sanitarias emprendidas desde hace meses; las obras de refacción y mejoramiento edilicias; la tarea de revinculación estudiantil; y el reciente acuerdo salarial con los gremios docentes, a quienes agradezco de manera especial todo su esfuerzo y compromiso, han estado dirigidas a poder decirles en este momento que en el día de mañana se inician las clases en nuestra provincia. Mi mayor agradecimiento a todos los que han hecho este acontecimiento posible.

Durante 2021, a pesar de las restricciones de todo tipo que nos impuso la pandemia, la actividad cultural continuó llegando a todos los sectores sociales y regiones de la provincia a través de las nuevas tecnologías y la modalidad virtual. Pudimos implementar el Mayo de las Letras, el Encuentro Internacional de Narradores Orales, el Festival de Cine Gerardo Vallejo y la Semana de Artes Visuales.

Un párrafo aparte merece el Septiembre Musical. Más de 1.000 artistas tucumanos se presentarán en los 45 escenarios del festival. Incorporamos bares y peñas distribuidos en toda la provincia en donde actuaron 100 bandas de música de distintos géneros. A través de la Cámara de la Industria Audiovisual de Tucumán se emitieron programas por diferentes canales de televisión y plataformas virtuales.

Finalmente, quiero informarles que entre 2020 y 2021 se han publicado 23 libros de autores tucumanos para visibilizar la producción literaria e intelectual de Tucumán. Igualmente, en resguardo de nuestro patrimonio cultural inauguramos dos museos, el Museo Iramain Raco y el Macai Museo Arqueológico a Cielo Abierto Ibatín, y estamos reparando, con una inversión de 69 millones de pesos, el Museo Timoteo Navarro, el más importante del Norte Argentino.

En materia de política de seguridad hemos dado pasos importantes para su ampliación y mejora. Entendemos que es un tema de alta sensibilidad de nuestra comunidad, y que todavía resta mucha tarea por delante. Sabemos también de la alta complejidad del problema que nos ocupa. Las obras de la política carcelaria antes mencionada es uno de los avances en esta dirección.

A lo largo del año que pasó el índice de intervenciones policiales ha aumentado respecto a delitos y contravenciones, lo cual es una muestra de un mayor accionar de nuestras fuerzas de seguridad. Ello ha tenido como una de sus consecuencias un mayor número de detenciones.

La duplicación de procedimientos policiales y mecanismos de control a lo largo y ancho de nuestro territorio, como el de alcoholemia, ha sido posible por una tarea coordinada muy importante con los municipios de la provincia, a quienes agradecemos su permanente predisposición y colaboración.

La política de controles regulares, como las realizadas en la temporada de verano, ha tenido como resultado una cantidad menor de delitos en los mencionados lugares, al tiempo que un mayor esclarecimiento de los mismos. Cabe mencionar también que un número importante de los homicidios acaecidos en los meses de verano están íntimamente relacionados con la violencia doméstica y barrial, a la que tendremos que dedicar una mayor y más precisa atención.

Parte de nuestra política de seguridad está dedicada a un problema social severo, como es el tema del narcotráfico y drogas peligrosas. Durante el año 2021 se realizaron 2.200 controles de rutas, fundamentalmente en las que atraviesan la provincia, como así también en las que conducen a lugares turísticos y de alto tránsito. Ello ha permitido un aumento sustancial tanto en lo que al secuestro de drogas se refiere, como así también al dinero en efectivo que surge de su comercialización. Tan solo a modo de ejemplo, durante el año 2021 se incrementó en un 600% el secuestro de marihuana y se triplicó el secuestro de dinero en efectivo como producto de las intervenciones realizadas.

Para reforzar esta tarea estamos a la espera de la definición de la Corte Suprema de la Provincia respecto a la normativa sancionada por esta Legislatura y vinculada a la venta y comercialización de narcóticos, a efectos de profundizar nuestro accionar y lucha contra este flagelo.

Estas acciones y mejoras en la tarea fueron productos de una política de seguridad sostenida en el incremento y capacitación de los agentes policiales y su equipamiento; en el diseño de nuevas formas de actuación; y en la incorporación de nuevas tecnologías de monitoreo. En lo primero debemos destacar el ingreso de más de 700 policías a las filas de la institución; el paso a planta permanente de 550 agentes; y la adquisición de 100 vehículos destinadas a reforzar tareas preventivas. Continuaremos con este fortalecimiento de la institución policial, en un marco estricto de funcionamiento de la misma y de cumplimiento de su deber.

En cuanto al diseño de programas y acciones, durante el año 2021 la Policía de Tucumán actuó en marco del “Plan Estratégico de Seguridad”; desarrolló los “Mapas del Delito» para direccionar la tarea preventiva hacia los lugares de mayor conflictividad; e implementó nuevas acciones operativas, entre ellas los Programas Alerta Tucumán, Despliegue Territorial de Recursos, y Cuadrantes de Patrullas. Finalmente, se incorporaron 500 cámaras de seguridad de última generación en la ciudad capital y en comunas del interior. Todas ellas se suman al Sistema Integrado de Emergencias 911.

La próxima incorporación de GPS en todos los vehículos de la fuerza policial, al igual que la reformulación e innovación en la gestión de procesos, incrementarán la capacidad operativa de las políticas de seguridad en nuestra provincia.

Somos conscientes de la lógica expectativa de los ciudadanos respecto al problema de la seguridad. Junto a las acciones específicas recién referidas, todas las políticas antes mencionadas, en materia social, sanitaria y educativa, apuntan a generar condiciones apropiadas para un tema que tiene claramente causas variadas y complejas. Por ello mismo convoco a todos los poderes del Estado a aunar esfuerzos y coordinar estrategias para continuar promoviendo las respuestas que con toda justicia reclama nuestra ciudadanía.

Como dijimos previamente, nuestra circunstancia provincial estuvo seriamente condicionada por la pandemia, y ello afectó nuestra situación económica y fiscal. Aunque esta situación comenzó a revertirse en el año que pasó, sabemos que esta tendencia positiva no tiene efectos parejos, y los diferentes sectores económicos y productivos lo perciben de manera distinta. Dentro de este contexto, la provincia ha experimentado un comportamiento razonable de la recaudación y recursos fiscales, al tiempo que procuramos apoyar al sector privado con alícuotas cero en ingresos brutos. Ello estuvo dirigido a aquellas actividades que habían sufrido particularmente durante la pandemia.

El 2021 ha sido un año de reactivación de la situación económica, que prevemos continuará en 2022. Ella será posibilitada por la evolución favorable de la pandemia y el eventual acuerdo de la Nación con el Fondo Monetario Internacional que lleva adelante el Presidente de la Nación, y que apoyamos y acompañamos desde nuestro gobierno. Ello genera un marco favorable a la reactivación ya percibida, que nos permite avizorar un crecimiento relevante, en un contexto inflacionario cercano al 40%.

En cuanto a las finanzas provinciales, se han cumplido las obligaciones y el presupuesto de manera equilibrada. Hemos renovado el consenso fiscal con Nación junto a las demás provincias. No se han contraído deudas y no poseemos ningún endeudamiento en moneda extranjera. Las únicas deudas son en pesos y con el gobierno nacional.

Igualmente, hemos cumplido con los acuerdos salariales estipulados al inicio del año con los gremios respectivos.

Antes de despedirme, no puedo dejar de mencionar el particular contexto y momento de conflicto internacional del que somos testigos. Ante ello, pedimos y exhortamos a todos los líderes involucrados, y a los que pueden influir sobre el mismo, a extremar las instancias del diálogo y al entendimiento para la resolución de los antagonismos y enfrentamientos.

Un agradecimiento especial a este honorable cuerpo por su acompañamiento durante todo el tiempo de mi gestión en ella, en un clima de esfuerzo y trabajo coordinado. Hoy, en esta nueva tarea a mi cargo, tal clima y afán de coordinación permanecen y continúan. Y por ello persiste también mi agradecimiento.

Lo mismo al Sr. Presidente de la Nación, Dr. Alberto Fernández y al Sr. Jefe de Gabinete de Ministros, Dr. Juan Manzur.

Estimados miembros de esta honorable Legislatura, nuestra provincia está en plena actividad. Ello es fruto de la tarea conjunta de Nación y de Provincia; de nuestros poderes del Estado; de las distintas jurisdicciones de nuestro territorio federal; de los sectores públicos y privado; del gobierno y de la sociedad civil; de los distintos espacios políticos y gremiales. Por todo lo dicho antes, se han abierto puertas y oportunidades particularmente valiosas para hacer ciertas expectativas y esperanzas que guardamos con nosotros desde hace muchos años.

Los convoco especialmente a caminar juntos y coordinados para aprovechar este momento especial que se nos ha presentado.   Nuestro norte es el desarrollo productivo y económico de la provincia, con un claro sentido y criterio de equidad y justicia social. Los invito a trabajar unidos en pos de este futuro posible. Para el bienestar y felicidad de todos los tucumanos.

Muchas gracias. (Prensa Gobierno de Tucumán)

Deja una respuesta