El partido de Biden ganó la banca de Georgia y tendrá mayoría absoluta en el Senado

La victoria en la última gran elección del año en Estados Unidos otorga al Partido Demócrata una estrecha mayoría en la Cámara Alta de 51 bancas contra a 49 de la oposición republicana, una más que las que tenía el oficialismo en el anterior Congreso.

Foto: AFP

El Partido Demócrata del presidente Joe Biden se aseguró la mayoría absoluta en el Senado de Estados Unidos con el triunfo del candidato a senador demócrata Raphael Warnock en un balotaje en el estado de Georgia, proyectaron medios estadounidenses.

El senador Warnock ganó contra un protegido de Donald Trump, el republicano Herschel Walker, un resultado que fortalece a Biden luego de haber contrariado pronósticos y haber hecho unas de las mejores elecciones a mitad de mandato de un presidente en décadas.

La victoria en la última gran elección del año en Estados Unidos otorga al Partido Demócrata una estrecha mayoría en la Cámara Alta de 51 bancas contra a 49 de la oposición republicana, una más que las que tenía el oficialismo en el anterior Congreso.

Los republicanos, sin embargo, pasarán a controlar la Cámara de Representantes.

“Luego de una campaña muy peleada -o, mejor dicho, campañas- es un honor para mí decir la cuatro palabras más poderosas jamás dichas en democracia: el pueblo ha hablado», dijo Warnock anoche a partidarios en Atlanta, informó la cadena CNN.

Los votantes de Georgia acudieron este martes a las urnas para decidir si mantenían en el Senado a Warnock, un pastor de 53 años, o le daban el escaño a Walker, exestrella del fútbol americano de 60 años.

La segunda vuelta en ese estado del sureste de Estados Unidos, que se celebra porque ninguno de los dos alcanzó más del 50% de los votos en la primera, cerró las legislativas de mitad de mandato del 8 de noviembre pasado.

La elección resultó reñida, ya que la diferencia de votos entre los dos candidatos fue pequeña.

Biden dijo en Twitter que el resultado en Georgia fue una derrota para la corriente extremista republicana leal a Trump, a quien aludió al usar su eslogan de campaña Hagan Grande a Estados Unidos Otra Vez (MAGA, por sus siglas en inglés).

«Los votantes de Georgia defendieron la democracia, rechazaron el Ultra MAGAismo y, lo más importante: enviaron de vuelta al Senado a un buen hombre», publicó Biden.

Esta victoria no cambia el equilibrio de poder en el Congreso estadounidense.

Los demócratas ya tenían el control del Senado gracias al voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris, que es presidenta del Senado, mientras que los republicanos dominarán la Cámara de Representantes.

Sin embargo, este nuevo escaño le da mayor libertad al partido de Biden.

También le permitirá ejercer mayor influencia en las comisiones parlamentarios clave y limitará significativamente la influencia de un senador demócrata moderado como Joe Manchin, que ha enterrado varios proyectos importantes de la administración Biden.

Los republicanos veían en este escaño del Senado la oportunidad de acentuar su poder para bloquear las políticas del gobernante demócrata.

A 700 días de las próximas elecciones presidenciales, la oposición también esperaba poner obstáculos en el camino de Biden, a quien finalmente le fue mucho mejor de lo esperado en las legislativas, teniendo en cuenta el descontento con la alta inflación.

Para poner todo de su parte, los demócratas recurrieron a pesos pesados, como el expresidente Barack Obama (2009-2017), una de las figuras más carismáticas del partido, quien hizo campaña en la ciudad de Atlanta la semana pasada.

La derrota del candidato de Trump es una nueva muestra de que la «ola» republicana que prometió el expresidente no se materializó.

Con todo, el republicano anunció el mes pasado su candidatura a las presidenciales de 2024 pese a estar envuelto en varios escándalos y problemas legales.

También muestra la importancia y el interés de este duelo que se gastaran casi 400 millones de dólares. Unas 1,9 millones de personas, de 7 millones inscritas, votaron por anticipado.

Aunque suele ser un bastión republicano, Georgia sorprendió eligiendo a Biden sobre Trump en las elecciones presidenciales de 2020. Y dos meses después eligió a dos demócratas para el Senado.

Este estado fronterizo con Florida volvió a ser objeto de deseo. Esta vez además destacó el perfil atípico de los candidatos.

Con varios récords deportivos en su haber, el republicano Walker, considerado uno de los mejores jugadores en la historia del fútbol americano universitario, entró en política con 60 años.

En la otra esquina estaba el ahora senador electo Warnock, quien antes de ser senador era pastor en la iglesia bautista de Atlanta donde predicaba el líder afroestadounidense de los derechos civiles Martin Luther King.

Pero la campaña del candidato antiabortista pro-Trump se vio salpicada por varios escándalos. Entre ellos, se le acusa de haber financiado los abortos de varias exparejas suyas. (TELAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial