Varios parajes de Santa Fe aislados por la crecida del Paraná

País

rogresivamente comenzó a agravarse hoy el drama que viven familias de los distritos costeros bañados por afluentes del río Paraná,al este de esta capital, después que dicho cauce registrara en las últimas 72 horas un crecimiento muy rápido de su nivel.

 

Así, 32 familias (casi un centenar de personas) debieron evacuar sus viviendas y muchas de ellas aguardan instalarse en refugios de madera que comenzó a implementar el municipio, a la vera de la ruta nacional 168, que une esta capital con Paraná, Entre Ríos.

También hay una decena de familias que dejó sus viviendas por medios propios (autoevacuación) para alojarse en casas de familias. Según se indicó, las familias evacuadas corresponden a los distritos Vuelta del Paraguayo y Colastiné Sur.

Informes a los que tuvo acceso LA NACION, indican que si bien hoy el nivel del río ascendió a 5,45 metros, superando en 15 centímetros el nivel de alerta cuando se aguardaba dicho registro recién para el 31 de julio, por las costas de esta capital aún no pasó el pico de la crecida.

El mayor daño se observa esta tarde en los parajes Vuelta del Paraguayo y La Boca, del distrito Alto Verde, frente al puerto. Son dos de los barrios más vulnerables a las crecidas del Paraná, que por dichas cuestiones quedaron aisladas. Sólo recibirán alimentos, agua y abrigos, por vía acuática, admitió el secretario general de la Municipalidad, Carlos Pereira.

El camino de acceso a la Vuelta del Paraguayo terminó de inundarse entre anoche y hoy, con lo cual ya sólo podía accederse al barrio por medio de embarcaciones.

El municipio capitalino admitió que “falta levantar unos 20 módulos”, lo que significará una demora de por lo menos 3 días. Mientras esa actividad concluye, el municipio habilitó un centro de evacuados en el barrio El Pozo.

Aguas debajo de la capital provincial, se observan islas del PreDelta colapsadas y miles de vacunos que buscan los últimos espacios altos para evitar quedar atrapados por el agua, lo que significaría, a corto plazo, una muerte segura de los rodeos.

PREOCUPACIÓN EN ROSARIO

En Rosario el tema también preocupa. Según funcionarios de Defensa Civil, la zona que podría estar afectada por el ingreso de agua proveniente del río y del arroyo Saladillo, es la del barrio El Mangrullo. Autoridades municipales del Centro de Distrito Sur “Rosa Ziperovich”, Defensa Civil y del Centro de Salud “El Mangrullo”, efectuaron hoy una recorrida por ese barrio con el objetivo de supervisar las acciones preventivas que se están llevando a cabo. El último registro fue de 4,82 metros, 18 centímetros por debajo de los 5 metros, que es la marca que indica el alerta de la crecida. La situación considero es controlable, aunque no tenemos estimación de cuánto va a seguir creciendo el río”.

“El pronóstico es que la situación no va a ser alarmante, aunque el monitoreo es diario y hay algunos indicios de que así será. Por ejemplo, tenemos información de que en la zona de Reconquista el río bajó y ese es un buen dato”, abundó. Precisamente, en Reconquista, 330 kilómetros al norte de esta capital, hoy el río marcó 5,31 metros, con lo cual el agua comenzó a despejar las instalaciones portuarias.

“En Rosario, la zona que podría verse más comprometida es la conocido como El Mangrullo, pero desde hace varias semanas se vienen realizando trabajos, como la provisión de bolsas de arena para evitar que en caso de crecida se inunden las partes traseras de las viviendas”.

El funcionario dijo que la posibilidad de que las precipitaciones continúen y que también se registren lluvias en las cuencas de los arroyos Saladillo y Ludueña “podrían complicar un poco el panorama” aunque se mostró optimista de que las lluvias no sean tan fuertes en las próximas semanas.

Deja un comentario