Trump no descartó hablar con Maduro

22 junio 2020
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, relativizó su apoyo al jefe de la oposición venezolana, Juan Guaidó, en una entrevista en la que no descartó conversar con su colega de Venezuela, Nicolás Maduro, pero luego aclaró que “nada ha cambiado” y que “sigue reconociendo” al primero como el “líder” del país caribeño.

El aparente giro de Trump se plasmó en una entrevista con el diario digital Axios -realizada el viernes y publicada anoche-, que lo consultó sobre afirmaciones que su ex asesor de Seguridad Nacional y uno de los principales responsables de su política hacia Venezuela, John Bolton, hizo en un libro recién publicado.

Cuando se le preguntó si lamentaba su decisión de seguir el consejo de Bolton para apoyar a Guaidó, Trump respondió que “no particularmente” y agregó: “podría vivir con él o sin él, pero estaba muy firmemente contra lo que está pasando en Venezuela”.

A esa respuesta, más una opinión sobre Bolton que sobre Guaidó, el jefe de la Casa Blanca añadió: “Guaidó fue elegido. Creo que no estaba necesariamente a favor, pero dije: ‘a algunas personas les gustó, a otras no’. Estuve de acuerdo con eso. No creo que haya sido muy significativo de una forma u otra.”

El autor de la entrevista afirmó que Trump “indicó que no tiene mucha confianza en Guaidó, quien no ha logrado arrebatarle el control al gobierno venezolano a pesar del apoyo de Estados Unidos y decenas de otros países”.

En su libro de memorias “The Room Where it Happened” (La habitación donde sucedió), publicado la semana pasada, Bolton afirma que Trump “pensaba que Guaidó era débil, a diferencia de Maduro, que era fuerte”.

“Para la primavera, Trump llamaba a Guaidó ‘El Beto O’Rourke (un ex diputado demócrata estadounidense) de Venezuela’, difícilmente el tipo de cumplido que un aliado de Estados Unidos debería esperar”, sostiene Bolton.

“Estaba lejos de ser útil, pero típico de cómo Trump deshonró descuidadamente a quienes lo rodeaban, como cuando comenzó a culparme por el fracaso de la oposición en derrocar a Maduro”, agrega el ex asesor en el libro.

En la entrevista, Trump calificó a Bolton como un “loco” que puede ser “el ser humano más tonto de la Tierra” por cosas tales como apoyar persistentemente la guerra en Irak.

Con respecto a una eventual reunión con Maduro, Trump dijo: “tal vez pensaría en eso. A Maduro le gustaría reunirse y nunca me opongo a las reuniones. Siempre digo que pierdes muy poco con las reuniones. Pero en este momento, las rechacé.”

Hoy, sin embargo, el jefe de la Casa Blanca pareció corregir sus declaraciones a Axios en un mensaje en Twitter: “a diferencia de la izquierda radical, siempre estaré en contra del socialismo y con el pueblo de Venezuela”, dijo.

Agregó que su gobierno “siempre ha estado del lado de la libertad y en contra del opresivo régimen de Maduro”, por lo que solo se reuniría con él “para discutir una cosa: ¡una salida pacífica del poder!”

Esta tarde, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, procuró despejar las dudas al afirmar que “nada ha cambiado”, que Trump “sigue reconociendo a Juan Guaidó como el líder de Venezuela” y que el mandatario “no ha perdido la confianza en absoluto” en el jefe de la oposición venezolana, según la agencia de noticias ANSA.

Estados Unidos fue uno de los primeros países -en total llegarían a ser 59-, que en enero de 2019 reconoció a Guaidó como presidente interino de Venezuela designado por la Asamblea Nacional (AN), el parlamento con holgada mayoría opositora que desconoció el mandato iniciado ese mes por Maduro por considerar que surgió de elecciones irregulares.

Desde entonces, Washington encabezó el apoyo al antichavismo, expresado en la profundización de sanciones financieras y migratorias a dirigentes oficialistas -incluidos Maduro y varios de sus familiares-, y en diversas gestiones destinadas a provocar una salida pacífica del gobierno chavista.

Paralelamente, también apoyó de manera indirecta y discreta acciones menos pacíficas, como el fallido golpe cívico militar del 30 de abril de 2019 y el desembarco de un grupo de mercenarios con el supuesto objetivo de sacar por la fuerza a Maduro del gobierno, a principios de mayo pasado.

En ese contexto, en agosto de 2019 Trump dijo que había establecido contactos de “muy alto nivel” con el chavismo y al día siguiente Maduro confirmó que su administración mantenía vínculos con Washington, pero esas afirmaciones no derivaron en anuncios concretos.

En enero de este año, Estados Unidos reconoció la reelección de Guaidó como presidente de la AN y mandatario interino de Venezuela, y días después Maduro afirmó que estaba listo para dialogar con Trump y con Guaidó.

En febrero, Trump recibió por primera -y hasta ahora, única- vez a Guaidó en la Casa Blanca. (TELAM)

Comparte en ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta