Ocho presos se escaparon de la Seccional 5ª por un ventiluz

Tucumán

El viernes a la noche se fugaron ocho reclusos que estaban detenidos en el calabozo de la Seccional 5ª, ubicada en Muñecas al 1.600. Los prófugos sacaron los barrotes de un ventiluz que da hacia el fondo de la dependencia y huyeron corriendo por los techos de las casas lindantes a la seccional, confirmaron fuentes del Poder Ejecutivo y de la Policía.

 La evasión se produjo entre las 20.30 y las 21. Y, según reconocieron las fuentes consultadas, el domingo 11 se realizó una requisa en la que se detectó que los detenidos tenían “puntas” y que, al parecer, planeaban escaparse. Según trascendió, este informe oficial fue puesto en conocimiento de las autoridades de la seccional que, a su vez, habrían informado acerca de esta peligrosa situación a sus superiores. Sin embargo, durante esa semana no se habrían tomado medidas para evitar la fuga que finalmente ocurrió el viernes. 

Según señalaron las fuentes, ese informe se remitió a la Fiscalía de Instrucción de la IX Nominación, a cargo de María de las Mercedes Carrizo. Pero, como la fuga ocurrió el viernes cuando ya había cambiado el turno del fuero penal, la investigación de la evasión recayó en el fiscal Guillermo Herrera, a cargo de la Fiscalía de Instrucción Xª. 

Un aspecto que preocupa a los investigadores que siguen el rastro de los prófugos es que todos los evadidos tienen un frondoso prontuario y que, en algunos casos, están procesados por homicidio. Tras la fuga comenzó la persecución y uno de los evadidos fue atrapado el sábado a la madrugada. A su vez, ayer a la mañana se logró detener a otro de los fugitivos en la jurisdicción de la Seccional 10ª. “Lo detuvieron porque le pegó a su mujer y, cuando comprobaron sus datos filiatorios, se constató que era uno de los presos que se había fugado de la Seccional 5ª”, reconoció uno de los uniformados consultados por este diario. En este marco, trascendió que se había aprehendido a un tercer prófugo, pero esa versión no pudo ser confirmada. 

En total, eran 10 los reclusos que permanecían detenidos en esa dependencia. Sin embargo, los otros dos presos no participaron de la fuga. Una de las fuentes consultadas sostuvo que los ocho prófugos los maniataron antes de emprender su huida. 

El caso se mantuvo en un total hermetismo hasta que ayer se conoció públicamente. Esta no es la primera vez que ocurre esta grave situación en la Seccional 5ª. Además, las seccionales de la capital alojan a unos 501 presos, según estadísticas de 2013, y esa cifra creció un 40% en ese año.

Entre los preocupantes problemas de seguridad en la Seccional 5ª, se cuentan la evasión de un preso que huyó saltando una tapia en febrero pasado y la frustrada fuga masiva que preparaban 15 reclusos que fueron descubiertos cavando un túnel con palos de escoba, en noviembre del año pasado.

Fuente: La Gaceta.

 

Comparte en ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario