Alicia Bardón asumió como rectora de la UNT

Tucumán

 

En el teatro Alberdi a las 20.11 de ayer, luego de jurar por la Patria, por su honor y por la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), Alicia Bardón se convirtió en la primera mujer en ocupar el máximo lugar de mando en la casa de Juan B. Terán. En ese preciso momento, estallaron bombas de papel picado y aplausos, de un teatro Alberdi a lleno total.

El encargado de tomarles el juramento a ella y al vicerrector,José García, fue el ahora ex rector Juan Alberto Cerisola, que tras ejecutar tal formalidad, bajó a sentarse en la primera fila de la platea.

En ese sector también ocuparon butacas la senadora Beatriz Rojkés; el diputado Marcelo Santillán; el viceministro de Salud de la Nación, Gabriel Yedlin; los ministros provinciales Pablo Yedlin (Salud), Silvia Rojkés (Educación) y Beatriz Mirkin (Desarrollo Social); los funcionarios del Poder Ejecutivo local Carolina Vargas Aignasse (secretaria General de la Gobernación) yMarcelo Ditinis (secretario de Prensa y Difusión); la vocal de la Corte Suprema Claudia Sbdar; los legisladores Regino Amado (presidente subrogante de la Cámara) y Jesús Salim; el intendente de San Miguel de Tucumán, Domingo Amaya, y los secretarios de ese municipio,Germán Alfaro (de Gobierno), Walter Berarducci (de Servicios Públicos) y Marcos Díaz (de Relaciones Institucionales); además de decanos, ex decanos, ex rectores y funcionarios del Rectorado saliente y de las facultades.

Tanto el alperovichismo como el kirchnerismo militaron en la campaña para que Bardón llegue a ocupar el sillón de Terán. ¿Por qué decidieron apoyarla?, le preguntó a la senadora Rojkés. “Hemos visto capacidad, honestidad; su gran capacidad para proyectarse sobre los jóvenes, para hacer una universidad joven con injerencia dentro de toda la comunidad entera, no sólo de la educativa”, respondió. Rojkés celebró, además, la llegada de una mujer al frente de la UNT: “Me parece fantástico; para una mujer es más difícil llegar, da la sensación de que te exigen mucho más. Espero lo mejor para la nueva rectora”.

En cuatro días se cumple un año del ingreso de militantes de La Cámpora al gabinete rectoral. “No charlamos nada. Nosotros acompañaremos, como lo hicimos siempre; nos pondremos a disposición de la rectora, para lo que podamos servirle, indistintamente si ocupamos o no un cargo”, dijo. Y negó que el apoyo del Gobierno nacional esté condicionado a la cesión de despachos para los camporistas: “la gestión nacional no condiciona a nadie. Estamos acompañando, con el pedido expreso de colaborar en todo lo que podamos desde la Nación, para beneficiar a nuestra universidad”.

Mensaje

Desde su discurso, Bardón admitió la posibilidad de impulsar acuerdos, pero envió un mensaje a los sectores políticos. “El nuestro será un gobierno comprometido con el sistema académico, la autonomía universitaria, la pluralidad política y los consensos programáticos. No hay lugar en la universidad del Centenario para el poder detrás del poder”, enfatizó. Luego, en rueda de prensa. “No hay ningún partido político detrás de nosotros; (junto con García) somos personas no afiliadas a partidos políticos, somos universitarios de 40 años; toda la vida trabajamos dentro de la universidad; y somos nosotros los que tomamos las decisiones”, contestó.

Que haya tomado distancia de la política no implica que no vaya a trabajar con los Gobiernos nacional, provincial y municipal. “Concebimos la extensión universitaria como una proyección de la academia a la sociedad. Sus actividades estarán (orientadas) en la búsqueda de soluciones para la comunidad; en especial para los más postergados. Esto es posible siempre que articulemos y trabajemos en conjunto con los organismos del Estado y las organizaciones sociales”, dijo durante su discurso.

Tras el acto, dialogó con periodistas. Una de las preguntas que le lanzaron indagaba acerca de la conformación de su gabinete. “Tuvimos en cuenta la gente que nos vino acompañando porque conoce profundamente nuestros proyectos, y la que está de acuerdo con los programas que pensamos desarrollar en estos años. Las miembros del gabinete son los ejecutores de nuestros proyectos; en los próximos días daremos a conocer sus nombres”, señaló. Ningún reglamento de la UNT emplaza al rector a designar sus colaboradores. Sí resulta imprescindible el nombramiento de un secretario Administrativo, que firme con Bardón, en este caso, los decretos. Según versiones cruzadas, la que tendría un despacho seguro es la hasta ayer subsecretaria Académica,Marta Juárez de Tuzza, que “ascendería” hasta la Secretaría de esa área.

En su discurso, García dijo que buscarán una constante articulación con las facultades, que tiene que ver con la unidad en la diversidad. “Se puede hacer un país mejor desde la UNT”, prometió.

Toma y marcha.- Ayer no sólo se oyeron bombos que celebraban la asunción de Alicia Bardón como rectora de la UNT. También tronó la protesta de los afiliados a la Asociación de Docentes e Investigadores de la UNT (Adiunt), que se llegaron al teatro Alberdi. Vallas ubicadas en Jujuy y Crisóstomo Alvarez les impidieron llegar a las puertas del edificio. Hasta allí sí habían llegado fornidos integrantes de la agrupación “Guardianes de Perón”, que dirigían sus cantos contra los educadores. Fuentes de la UNT, que pidieron no identificarse, sugirieron que habían sido citados para neutralizar la presencia de los docentes, que durante la mañana habían realizado la toma simbólica de Bioquímica -facultad que gobernó Bardón entre 2002 y 2010-, con corte de calle.

Apoyo rectoral.- “Creemos en el camino del diálogo. Los docentes tienen razón en sus reclamos, los acompañaremos siempre, porque somos docentes; y cuanto mejor pagado estén nuestros docentes y no docentes mejor funcionará la UNT. Yo planteé el reclamo ante el CIN y me dijeron que la Nación ya está trabajando”, dijo Bardón.

Comparte en ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario