El mundo sin respuestas mientras la pandemia se acelera en Latinoamérica

23 junio 2020

Países europeos, asiáticos y en Oceanía tuvieron que dar marcha atrás hoy y volver a imponer medidas preventivas para contener rebrotes de coronavirus, mientras en Estados Unidos y América Latina la pandemia sigue expandiéndose a un ritmo acelerado.

En Alemania, el gobierno de un distrito del estado occidental de Renania del Norte-Westfalia anunció hoy nuevas medidas de restricción, luego que más de 1.500 personas dieron positivo al test de Covid-19 tras el brote detectado la semana pasada en el matadero de Toennies.

Miles de trabajadores y sus familiares fueron puestos en cuarentena para intentar contener el virus en la ciudad de Rheda-Wiedenbruek, según la agencia de noticias DPA.

La compañía ha acusado a los trabajadores, la mayoría de ellos inmigrantes de Europa del Este, de haber traído el virus, mientras que los representantes gremiales han puesto el ojo sobre las irregulares condiciones de contratación, laborales y de vida de los empleados.

En tanto, en Portugal, el gobierno nacional decidió dar marcha atrás con el desconfinamiento en Lisboa, la capital, y volvió a limitar las reuniones de personas y los horarios comerciales.

Situaciones similares se vieron en Israel y Australia.

En el primer caso, se restringió el movimiento en áreas con alto número de contagios por coronavirus, tras un progresivo aumento de los casos que hoy alcanzó su cifra récord desde el inicio de la reapertura con 459 infectados nuevos.

Israel ha experimentado un incremento constante desde el inicio de la reapertura a finales de abril. Esto llevó al gobierno a principio de mes a retrasar el levantamiento de algunas de las medidas de las últimas fases y ahora, directamente, a reinstalar restricciones en los barrios más afectados del país.

La actividad económica ya se reactivó casi por completo, aunque es obligatorio llevar tapabocas en los espacios públicos y las fronteras siguen prácticamente cerradas, según informó la agencia de noticias EFE.

El estado australiano de Victoria, por su parte, decidió hoy cerrar nuevamente las escuelas, una medida que se suma a la limitaciones de las reuniones en casas y lugares públicos impuestas en los últimos días, tras reconocer un repunte en los contagios.

Los suburbios de Melbourne donde se encuentran las escuelas fueron identificados como puntos calientes en las últimas semanas, luego que dos escuelas primarias fueran cerradas para una limpieza profunda ante casos positivos de estudiantes.

Victoria, ubicada en el sureste de Australia, registró hoy 17 nuevos casos, y el premier estatal, Daniel Andrews, aseguró que habría una «transmisión comunitaria significativa» entre ellos.

Desde hace varios días, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, le pide a todos los países -los que pasaron su pico y los que transitando una curva en ascenso- que no se confíen y mantengan medidas de precaución.

“Estamos en una fase nueva y peligrosa”, ha destacado una y otra vez.

Mientras en Asia y Europa esta nueva fase consta principalmente de rebrotes, en el continente americano aún se atraviesa el primer brote del virus, con una aceleración cada vez mayor en algunos países.

La OMS, por ejemplo, advirtió hoy sobre una posible subnotificación de los casos de coronavirus en Brasil, donde diversas fuentes locales estimaron que podría haber hasta 10 veces más contagios que los reportados oficialmente tanto en todo el país como en la ciudad de San Pablo.

El director ejecutivo de la OMS, Michael Ryan, afirmó que “probablemente” las estadísticas oficiales “subestiman” el panorama real de la pandemia en Brasil, que reportó más de 1,11 millones de casos confirmados y de 51.000 muertes por la enfermedad, según la agencia de noticias ANSA.

“Hoy tenemos más de un millón de casos y puedo afirmar que es muy probable que los casos reales estén en cerca de 10 millones; estamos tan sólo viendo la punta de un gran iceberg que está sumergido y no estamos evaluando”, sostuvo el médico Roberto Medronho, a cargo de la cátedra de Epidemiología en la Universidad Federal de Río de Janeiro.

En Estados Unidos, en tanto, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades informó que el epicentro de la pandemia global sumó hoy 410 muertos y más de 26.000 casos, por lo que acumula más de 120.300 y 2,3 millones, respectivamente.

El principal experto en enfermedades infecciosas del Gobierno de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, explicó ante el Congreso que la respuesta en el país es muy variada y, aunque elogió las medidas tomadas por Nueva York, se mostró preocupado por los brotes en una parte importante del país.

«Las próximas dos semanas van a ser críticas para la respuesta de los brotes que se están viendo en Florida, Texas, Arizona» y otros estados, advirtió, según el canal CBS.

Arizona, el mismo estado que el presidente Donald Trump decidió visitar hoy para su segundo acto masivo de campaña desde que estalló la pandemia, tiene más de 54.500 casos y 1.300 muertes de las cuales; mientras que Florida supera los 103.500 infectados y los 3.200 fallecidos

La pandemia también crece a ritmo acelerado en países latinoamericanos como Chile, Bolivia y Perú.

Chile superó hoy la barrera del cuarto de millón de contagios por coronavirus tras reportar más de 3.800 en las últimas 24 horas, y el gobierno sigue sin poder frenar el brote o liberar una parte importante de su sistema hospitalario para poder enfrentar mejor el aumento de infectados.

Bolivia, por su parte, registró un récord diario de más de 1.100 casos de coronavirus a tres meses de haber declarado una cuarentena rígida, por lo que el gobierno volvió a imponer algunas restricciones en La Paz, la capital.

En paralelo, Perú llegó hoy a sus 100 días de cuarentena como el sexto país del mundo con más casos confirmados de coronavirus, sin un pico claro en su curva de contagios y con una incipiente reapertura gradual de la economía que se encamina, según el Banco Mundial, a ser la tercera más afectada del planeta en 2020. (TELAM)

Deja una respuesta