Surcorea: las tareas de búsqueda en el ferry se complican

Mundo

Los equipos de rescate trabajan sin pausa bajo difíciles condiciones marítimas para hallar a los 287 desaparecidos. Son nueve los muertos. Más de la mitad de los pasajeros son estudiantes secundarios.

 Bajo difíciles condiciones marítimas, los equipos de rescate reanudaron hoy la búsqueda de los 287 desaparecidos tras el naufragio de un ferry frente a las costas de Corea del Sur, en el que ya hay nueve muertos confirmados, informaron medios locales. 

La presidenta surcoreana Park Geun-hye visitó el lugar del accidente. Cada minuto que pasa es “crítico si hay sobrevivientes”, señaló durante la visita en barco del lugar del accidente. 

La prioridad de los equipos de rescate y los buzos es buscar en el interior del barco a los 287 desparecidos, algo que no está resultando fácil debido a las fuertes corrientes y las turbias y frías aguas. Tras diez intentos, los buzos de la Marina y la guardia costera no pudieron entrar en el barco. 

El ministro de Seguridad, Kan Byung-kyu, dijo que las difíciles condiciones suponen “enormes obstáculos” a los esfuerzos de rescate y las operaciones de buceo fueron suspendidas, según Yonhap. La visibilidad submarina era de sólo 20 centímetros, según la agencia de noticias Xinhua. 

Una treintena de lanchas y una veintena de helicópteros participan en un enorme operativo de rescate, a los que se unieron tres barcos de la Marina surcoreana. Casi tres horas después de que comenzara a entrar agua en el casco tras un supuesto choque con una formación rocosa, el barco quedó volcado y semisumergido, rodeado de helicópteros y lanchas de rescate.

Los equipos de socorristas creen que es muy difícil que haya más sobrevivientes. Las autoridades temen que numerosos pasajeros hayan quedado atrapados en el interior del barco Sewol, en el momento en que se produjo la fuerte colisión. 

Según la cadena coreana YTN, que citó a testigos con los que pudo tener contacto, las autoridades del barco “recomendaron a los pasajeros permanecer en sus asientos durante los primeros 60 minutos”, lo que podría haberles privado de un tiempo crucial para ponerse a salvo en esas dos horas hasta que el barco se hundió.

La temperatura del agua, de doce grados, y la profundidad en esa zona hace muy difícil encontrar a más víctimas con vida, comentó The Korea Herald, que ayer confirmó la muerte de seis personas y el registro de más de 50 heridos. 

 

Deja un comentario