Mató a una mujer: dijo que el diablo le ordenó asesinar

País

Entró en la sede de la municipalidad de San Carlos, a 100 kilómetros de la capital provincial, y dijo que el diablo le había ordenado matar a alguien. Entonces, se dirigió hacia la persona que tenía más cerca y la asesinó a puñaladas.

Luego, intentó escapar, pero fue detenido por los empleados municipales y por la policía. Debido a que el agresor tiene trastornos psiquiátricos, no quedará preso ni será sometido a un juicio oral.

El atacante fue identificado por la policía como Yamil Ezequiel Palleres, de 24 años, quien durante 2013 estuvo internado en el hospital neuropsiquiátrico El Sauce y actualmente realizaba un tratamiento ambulatorio.

La víctima fue identificada como Paula Giglio, de 33 años, licenciada en Relaciones Públicas y productora de radio, quien había concurrido a la municipalidad para realizar un trámite.

Testigos del hecho indicaron que el hombre, que anteriormente había tenido problemas con empleados municipales, exclamó que “tenía ganas de matar a alguien y que el diablo le había dado la orden”.

Así, sorprendió a Giglio cuando estaba en la caja de Tesorería. Paredes se le acercó y la amenazó con un cuchillo. Entonces, la mujer intentó escapar. Sin embargo, el hombre, a los pocos metros la alcanzó y le asestó una puñalada en el cuello, otra en el pecho. Luego se sucedieron descontrolados los puntazos en diversas partes del cuerpo. Las dos primeras heridas fueron mortales, según dijeron los peritos médicos.

El jefe de la policía mendocina, Juan Carlos Caleri, aclaró que no existía vínculo entre el agresor y la víctima.

EXPLICACIÓN OFICIAL

Con respecto a cómo pudo ser que el atacante no estuviera en un hospital neuropsiquiátrico debido a la peligrosidad de la patología que sufría, el director de Salud Mental provincial, Alberto Navarro, indicó: “No necesariamente debía estar internado. Una psicosis severa de salud mental, en estado agudo, probablemente necesite una internación. Pero no es permanente, una vez compensado, el paciente puede vivir perfectamente en su comunidad y con su familia”.

El funcionario explicó que el agresor vivía con su madre y era atendido por su adicción a las drogas.

Luego del homicidio, personal de la comuna, con la ayuda de un policía, pudo atrapar al agresor. Mientras, al revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad, las autoridades judiciales y policiales confirmaron que el ataque había sido registrado.

El jefe de la comisaría de San Carlos, Pablo Vidal, informó que el joven fue trasladado a la dependencia policial, donde quedó detenido, aunque sería inimputable por su estado de salud mental.

Conmocionado por el sangriento ataque, el intendente de San Carlos, Jorge Difonso, expresó: “Había dos médicos en la sede municipal, pero no pudieron salvar a la mujer. Una de las puñaladas la desangró. Es conmocionante ver las imágenes, es una cosa de no creer, se ve todo. Ha quedado todo a disposición de la Justicia”, dijo el jefe comunal.

“Se trató de un hecho de violencia inusitado en nuestro pueblo. Parecía una película. El agresor entró deliberadamente a atacar. Por sus antecedentes psiquiátricos, esta persona no podía estar en la calle”, expresó el intendente.

El hecho causó gran conmoción en la provincia debido a que Giglio trabajaba en el programaReglas en juego, en Red 101, del reconocido periodista y prosecretario de redacción del diario Los Andes, José Toso. “Paula era como una hija. Fue una tragedia familiar”, expresó Toso a la prensa local.

La primera persona de la familia en llegar al lugar de la tragedia fue su tía paterna, Susana Giglio, debido a que los padres de Paula viven en España. En declaraciones a medios regionales se lamentó de lo ocurrido y aseguró que analizaba la posibilidad de irse a vivir al exterior.

Con el de ayer, suman 90 los asesinatos cometidos en Mendoza en lo que va del año, un 50 por ciento más que en el mismo período de 2013. De continuar esta tendencia, finalizado 2014 se podría superar el récord histórico de 141 homicidios en un año.

EMPUJABA UN AUTO Y MURIÓ EN UN TIROTEO

Un chico de 16 años murió al quedar en medio de un tiroteo entre un grupo de ladrones y efectivos de la policía bonaerense. Según fuentes policiales, el trágico episodio ocurrió ayer, minutos después del mediodía, en la estación de servicio situada en el cruce de la ruta 197 y Los Olivos, en la localidad de Pablo Nogués. La víctima ayudaba a su padre a empujar el automóvil, cuando recibió el balazo. Por el hecho, y hasta que se determine quién realizó el disparo que mató al adolescente, fueron detenidos cuatro policías. En tanto se informó que fue abatido uno de los delincuentes..

Comparte en ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario