Las Talitas: un comedor infantil sufre por tercera vez en el mes un robo

Tucumán

La coordinadora del comedor Señor del Milagro del barrio 1 de noviembre, de Las Talitas, hizo pública la situación que le tocó vivir en lo que va del último mes, al ser el blanco de tres robos. A causa de los hechos delictivos, alrededor de 200 chicos quedaron sin poder almorzar y merendar todos los días en el lugar. 

 Teresa Aguilar, titular y referente de la agrupación kirchenerista Kolina, denunció a las autoridades los diferentes asaltos que sufrió el comedor, sin embargo, hasta el momento, nadie le dio una respuesta. “Venimos teniendo robos constantes. La primera vez, a principio de mes, nos rompieron la puerta y se llevaron mesas, tazas y platos; hace menos de 15 días nos sacaron prácticamente todas las sillas; y el viernes, nos sustrajeron el freezer. No le podemos dar de comer a los chicos”, explicó la coordinadora.

 
Allí, en ese lugar, desde hace varios años se les sirve el almuerzo y la merienda a 200 niños. Sin embargo, en este último tiempo, la inseguridad se hizo presente todo el tiempo. “Estoy segura que los ladrones son de la zona. Por acá ni la Policía anda, y los robos son constante. Además, tenemos las denuncias realizadas, pero los que nos llama la atención es que no recibimos respuesta de ningun lado. La Policía hace oídos sordos”, asegura.
 
Según comentó Teresa Aguilar, desde 2010 se registraron más de 10 robos en el comedor, lo cual fue dejando sin cobertura de todo tipo para ayudar a los más necesitados. 
 
Acción social 
 
El comedor se construyó en 2007 con una partida de $ 108.000 que mandó el Ministerio de Desarrollo de la Nación. Antes había funcionado en la casa de Teresa. En el fondo les daba de comer a 100 chicos. Con la nueva infraestructura aumentaron a 200. 

 
Un enfrentamiento con la Municipalidad
 
El comedor está ubicado en el extremo de un terreno que pertenece a la Municipalidad de Las Talitas y que fue cedido en comodato para que funcionara el comedor. Como se cumplieron los cuatro años que decía el acuerdo en 2012, desde entonces el municipio le reclama el inmueble. Pero Teresa explicó que el comedor fue construido con fondos que el centro vecinal gestionó y que le pertenece a la comunidad. 
 
Fuente: La Gaceta.

 

Deja un comentario