“Las políticas públicas de salud orientadas hacia el hombre sano”

País

Al ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires Alejandro Collia, una de las ideas que más lo moviliza es la frase del neurocirujano argentino Ramón Carrillo, que a más de 50 años de su muerte sigue vigente: “Hacer medicina para hombres sanos”. Será por eso que además de compartir la especialidad (ambos son neurocirujanos), a Collia le gusta citar esta frase que cobra más relevancia en épocas donde la medicina preventiva es la clave en la calidad de la salud de las futuras generaciones.

 Collia se prepara para una visita oficial a la sede de la OPS el próximo 22 de abril. Se trata de la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud, con sede en Washington, Estados Unidos. La agenda de temas propone no sólo analizar la problemática de la salud de la región; sino también exponer las principales políticas sanitarias públicas que lleva adelante el estado provincial en un territorio tan complejo y grande como Buenos Aires.

El proyecto “piloto estrella” que lleva el ministro Collia en carpeta para presentar a la directora del organismo, Carissa Etienne, es el de los equipos de atención primaria de la salud (APS). Un plan de salud casi puerta a puerta inspirado en la experiencia de Cuba.

“Los llamados APS forman parte de uno de los proyectos que para la Provincia resulta de mayor proyección futura e interés. Se trata del diseño de un plan de prevención y promoción de la salud basado en la comunicación interpersonal, puerta a puerta. Son equipos de salud que van a los barrios y se enmarca en la convicción de que la salud es un derecho humano y una construcción social”, explicó Collia a Infobae.

La idea es que un equipo sociosanitario releve datos claves de vacunación, enfermedades prevalentes como diabetes o hipertensión, cánceres y controles en las mujeres embarazadas. También adicciones, muertes infantiles o maternas, hechos de violencia, causales frecuentes de muerte en el lugar, entre muchos otros que ofrecen información histórica y actual de esa población. El sondeo busca rastrear situaciones importantes para después intervenir de modo tal que se pueda reducir los factores de riesgo y la morbimortalidad, sobre todo, maternas e infantiles.

Los datos se cargan en un programa informático especialmente diseñado. Allí queda asentada la información importante. Por ejemplo: a quiénes les falta completar el calendario de vacunación, quiénes requieren controles preventivos o de seguimiento de una enfermedad crónica o de un embarazo.

Se analiza la información y se implementa un rápido sistema de atención para corregir los problemas detectados. Un equipo de vacunación se dirige directamente a la casa donde reside la persona con vacunación incompleta y, allí mismo, lo vacunan. Si a las mujeres les faltan controles ginecológicos como los del embarazo, Papanicolau o mamografías, se las visita y se les ofrece un turno para su realización en un centro de salud cercano.

Las autoridades locales también pueden analizar los problemas que se consignan en el barrio e implementar políticas públicas “a medida”, dirigidas a mejorar la salud pública y el acceso a los servicios de salud.

Hasta ahora se relevaron 64 manzanas en La Matanza y se detectó por ejemplo que el 29 por ciento tenía el esquema de vacunación incompleto (621 personas). El plan se encuentra en una primera etapa en 24 municipios de las 8 regiones sanitarias en las que está dividida el territorio de la Provincia de Buenos Aires.

 

Medicamentos y vacunas

A partir de esta visita a los Estados Unidos se establecerá una agenda de trabajo conjunto, que incluirá la renovación de un convenio entre OPS y el ministerio de Salud de la Provincia , cuya vigencia cesó en 2011.

La idea es profundizar la prevención y los tratamientos de las cuatro enfermedades que se cobran el 82% de las muertes en la Argentina y sobre las que hay que focalizar la prevención: las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el cáncer y la hipertensión.

Dice Collia a Infobae: ” La diabetes y la hipertensión son consideradas una epidemia silenciosa que la sufren 1 de cada 3 bonaerenses”.

El Instituto Biológico “Tomás Perón” del ministerio de Salud de la Provincia producemedicamentos, vacunas y sueros para la prevención de enfermedades transmisibles. Cuenta con una planta de producción pública de medicamentos genéricos en La Plata, remodelada y adecuada a los requerimientos de la Anmat, que abastece a hospitales y programas de la Provincia.

Dice Collia: “La producción pública de medicamentos desde el laboratorio central de la provincia y la producción de vacunas son también políticas centrales para este ministerio”.

“Y es por eso que en el contexto de esta visita a Estados Unidos mantendremos un encuentro con la Agencia Federal de medicamentos de USA (FDA) con la intención de encarar la producción de medicamentos y vacunas biológicas, que son las más caras y en los que tenemos que profundizar el trabajo. Para esto se necesita más tecnología de punta”.

El Instituto es el único productor público del país de suero antibotulínico, antídoto necesario para combatir el botulismo, una enfermedad poco frecuente pero que puede ser mortal y se contrae por el consumo de alimentos mal preparados o conservados. También es el único productor de la vacuna antirrábica humana. Y es el único establecimiento público del país que produce la vacuna BCG oncológica liofilizada, que se utiliza para el tratamiento post resección de los tumores superficiales de vejiga.

En 2013 se produjeron más de 80 millones de comprimidos para la diabetes, antiinflamatorios, el corazón, presión y psiquiátricos. También se ocupa de la producción de los denominados “medicamentos huérfanos”, que son aquellos que la industria privada no fabrica porque no son redituables económicamente, como por ejemplo el EDTA calcio, remedio inyectable utilizado para el tratamiento de pacientes intoxicados con el metal plomo en sangre (que se dejó de fabricar en 2011 en el ámbito privado).

En los últimos dos años el Instituto Biológico produjo casi 3 millones de vacunas, siendo las producidas la BCG; PPD Tuberculina; Antirrábicas de uso humano y de uso veterinario y la Doble Adulto. Produce los sueros: Antibotulínico “A-B”, Antiarácnido, Antiofídico, Antidiftérico, cuya elaboración se realiza durante todo el año.

Médicos a medida

Dice Collia: Hay disciplinas críticas dentro de la medicina. Algunas de ellas son la pediatría, psiquiatría, anestesistas y neonatología. Hay que profundizar la formación de médicos especializados en atención primaria de la salud. O entender por ejemplo que con la tasa tan alta de accidentes de tránsito que tenemos en nuestro país; la accidentología debe ser considerada una enfermedad”.

Hay que pensar entre todos qué médicos necesitan los ciudadanos y la Argentina. Hay que capacitarlos y formarlos acorde a los tiempos actuales.

“Las políticas y los programas de salud tienen que estar vinculados a una población georreferenciada y nominalizada. Hay que educar y empoderar al paciente; esto será clave en la salud de las generaciones futuras. Por eso es tan importante rescatar el espíritu de la Ley de educación para la salud que está basada en la medicina pedagógica”.

 

Comparte en ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario