Las mitad de las Pymes argentinas tuvieron un 2018 malo y piden el auxilio de una reforma tributaria

aCarrusel, Noticias, País

Según un relevamiento de la Fundación Mediterranea, casi todas las micro empresas creen que la inflación es su principal obstáculo, seguida de la presión tributaria y la incertidumbre macroeconómica.

En un 2018 donde el impacto principal de la caída en actividad lo experimentaron los rubros de industria y de comercio, el grueso del golpe fue recibido por las empresas más pequeñas en esos sectores. En la última encuesta de “Realidad Empresaria 2018” de Ieral de la Fundación Mediterránea, un segmento importante del universo Pyme considera que el año pasado terminará con una desmejora respecto del año anterior.

En las respuestas relevadas sobre fines de 2018, un 49% de los empresarios Pyme consideró que su situación fue “considerable o moderadamente peor” que en 2017. En esa línea, un 41,5% del grupo de Pymes más pequeñas (llamadas MiPymes) estimó que las reformas tributarias aumentaron la presión impositiva a lo largo del año que finalizó.

Al mismo tiempo, las MiPymes esperan que para 2022 la reforma en conjunto con el pacto fiscal entre provincias genere una reducción en la carga tributaria. Específicamente, un 50% de las MiPymes consultadas estima que el grado de carga impositiva bajará “considerablemente o moderadamente”.

Vale recalcar que las respuestas relevadas por Ieral fueron recolectadas antes de fines de 2018, con lo cual los datos hacen referencia a una expectativa de como cerrarán los balances de 2018.

 

Balance Monetario

En el frente monetario, el balance también es complicado. Las altas tasas de interés, que a lo largo del año desde el sector privado apuntaron como una de las principales trabas a la inversión privada, volvieron a estar en el centro de escena. Un 86% de las MiPymes cree que el nivel de tasas las terminará reflejado negativamente en el balance anual.

Para el año pasado, el impacto más fuerte percibido por las Pymes fue el de rentabilidad. Luego de un tramo entre 2013 y 2016 en el que cerca de un 66% tuvieron expectativa de menor rentabilidad, el 2017 había cambiado esa cifra a 42 por ciento. En 2018, la tendencia volvió e incluso superó el promedio histórico: un 66% de las empresas esperaba cerrar 2018 con una disminución fuerte de la rentabilidad.

En lo que respecta a las dificultades que enfrentan las pequeñas empresas y emprendedores, el relevamiento indica que son de una escala estructural y para las que es difícil ver un un cambio de rumbo en el corto plazo. El 93% de las MiPymes considera que la inflación es el principal obstáculo para poder crecer un negocio, seguida de la presión tributaria (91%) y la incertidumbre macroeconómica (86%).

Fuente: Infobae

Comparte en ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario