El rey Juan Carlos firmó su abdicación en favor de su hijo Felipe

Mundo

Juan Carlos I, de 76 años, firmó este mediodía la ley que autoriza su abdicación como rey de España, abriendo la vía para la proclamación de mañana de su hijo Felipe como nuevo monarca.

 Vestido con traje azul marino y corbata rosa y visiblemente emocionado, el monarca rubricó la ley aprobada ya por el Parlamento, antes de recibir una gran ovación del centenar de asistentes a la breve ceremonia en el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid, reservado a los actos solemnes.

La ley, que fue elaborada para regular una abdicación inédita en la actual democracia española, fue refrendada después por el jefe del gobierno, el conservador Mariano Rajoy.

Sentado junto a su esposa la reina Sofía, y la nueva pareja real, Felipe y Letizia, Juan Carlos, tras la firma, abrazó efusivamente a su hijo, de 46 años, que el jueves será proclamado nuevo rey en un acto en el Congreso sin la presencia de su padre.

Tampoco asistirán jefes de Estado extranjeros ni representantes de otras monarquías ni habrá, a diferencia de la proclamación de Juan Carlos I en 1975, una ceremonia religiosa.

 

 Foto: Reuters 

 

 

Recibido por última vez con honores de jefe de Estado, Juan Carlos, con los ojos empañados por la emoción mientras se leía el discurso en que el 2 de junio anunció su decisión de dimitir, firmaba así la última ley de su reinado.

Diputados y senadores la habían aprobado el 11 y 17 de junio respectivamente, por muy amplia mayoría, pese a la oposición de partidos pequeños que pedían la celebración de un referéndum para el elegir entre monarquía y república.

Felipe VI hereda de su padre un país sumido en la crisis económica, con crecientes tensiones con los nacionalistas catalanes y vascos e indignados por los múltiples casos de corrupción que erosionaron la legitimidad de las instituciones.

NUEVA GENERACIÓN

El próximo rey Felipe VI que, según el pesado mandato legado por su padre Juan Carlos I, debe encarnar el impulso de una “nueva generación”, se enfrentará, en una España en crisis, a numerosas expectativas que probablemente le cueste satisfacer.

En cuanto la ley que da luz verde a la abdicación, firmada por Juan Carlos, sea publicada a medianoche en el Boletin Oficial del Estado, el príncipe Felipe se convertirá en rey de España, antes de jurar ante senadores y diputados en el Congreso este jueves.

Responsables políticos, grandes deportistas como Rafael Nadal y simples ciudadanos: la mayoría de españoles coinciden en que el futuro Felipe VI, educado desde su niñez para reinar, está “bien preparado”..

 

Deja un comentario