El presidente ruso y su par ucraniano cara a cara en Normandía

Mundo

El presidente ruso y su par ucraniano, Petro Poroshenko, dialogaron sobre la crisis separatista en el este ucraniano, en presencia de la canciller alemana, Ángela Merkel, y del presidente francés, François Hollande.

 Los mandatarios se encontraron en Normandía, a 70 años del desembarco aliado en esas costas francesas. Antes, el titular del Kremlin se había visto con Barack Obama, con quien mantuvo “una conversación informal, no de carácter bilateral”.

Según dejó trascender el gobierno francés, Putin y Poroschenko abordaron la posibilidad de buscar un “alto el fuego” en Ucrania “en los próximos d?as” y trataron “posibles medidas” para reducir la tensión, mientras continúa la sublevación prorrusa de ciudadanos ucranianos en dos regiones del este de ese país, fronterizas con la Federación Rusa. Moscú enviará mañana un embajador a Kiev.

Las conmemoraciones por el inicio de los combates que culminaron con la caída de la Alemania nazi y de la Segunda Guerra Mundial se ven marcadas por el conflicto en Ucrania. Por primera vez desde la anexión de Crimea a Rusia, Putin se vio cara a cara con los líderes occidentales que le endilgan una responsabilidad plena por esa situación que, hasta ahora, hizo que dos regiones de Ucrania se declararan independientes de ese país.

Putin tuvo encuentros bilaterales el jueves con el primer ministro británico, David Cameron, y con Hollande, y hoy habló con la canciller alemana Merkel, quien lo exhortó a dejar de apoyar a las milicias separatistas y colaborar con la pacificación interna de Ucrania.

Los jefes de Estado reunidos en Normandía comenzaron sus actividades durante un acto en el que Hollande inauguró un monumento a las 20 mil víctimas civiles durante el Día D. La ceremonia más importante será en la playa de Sword, en memoria del desembarco de unos 130 aliados soldados aliados, principalmente de Estados Unidos, la entonces Unión Soviética, Francia y Gran Bretaña.

“Estos bellos paisajes que vemos hoy intactos fueron el escenario de fieros y caóticos combates de la batalla de Normandía”, dijo Hollande. “Aquí chocaron dos millones de soldados, en medio de un millón de civiles que estuvieron aterrorizados durante semanas”. “Se forjó un vínculo persistente entre los normandos y los soldados, un vínculo que durante 70 años ha unido a este pedazo de tierra en Francia, Normandía, con todos los países del mundo”, concluyó.

Cameron y el príncipe Carlos de Inglaterra también rindieron homenaje a los soldados británicos caídos en un acto por la mañana en la catedral de Bayeux. Hollande y Barack Obama honraron en el cementerio de Coleville-sur-Mer a los 4400 soldados caídos el mismo Día D en los encarnizados combates con las tropas de la Alemania nazi tras el desembarco en la cercana playa de Omaha.

“¡Les estamos agradecidos por siempre!”, dijo Obama a los veteranos de guerra presentes en el homenaje. Hollande agradeció los sacrificios de los soldados estadounidenses y afirmó que la amistad entre ambas naciones “afirma la fortaleza de los derechos humanos ante el odio y la tiranía”. Francia y Estados Unidos siguen luchando “juntas hoy también contra el fundamentalismo, el terrorismo y el racismo en el mundo”, añadió.

Deja un comentario