Boudou: “si el juez lo permite declaro esta misma noche”

País

El vicepresidente aseguró que la presentación que realizó hoy, para pedir la nulidad de la indagatoria, no se contrapone con la que hizo ayer, cuando solicitó adelantar la fecha de la indagatoria definida por el juez Lijo. “Es un tema profesional de los abogados, para que no se venzan los plazos procesales”, argumentó.

 El martes la novedad en el caso Ciccone fue la presentación que Amado Boudou hizo ante el juez Ariel Lijo para pedirle declarar “lo antes posible”. El magistrado había fijado el 15 de julio para la indagatoria del vicepresidente en el marco de la causa Ciccone. Sin embargo, 24 horas más tarde los abogados de Boudou realizaron una nueva presentación pidiendo la nulidad del llamado a indagatoria. ¿Contradicción? Para el vicepresidente, no lo es.

Según Boudou, la nueva solicitud responde “a un tema profesional de los abogados, para que no se venzan los plazos procesales”. “No hay ninguna contradicción; si Lijo tiene el gusto de que declare esta noche, lo haré. También el sábado o el domingo, cuando él quiera”, agregó en diálogo con Radio del Plata.
 
Respecto del hecho de haber pedido la nulidad luego de haber pedido declarar “lo antes posible”, el vicepresidente afirmó que “son dos carriles distintos”, a la vez que denunció que “en esta causa no hay nada lógico. El juez debería haber esperado las nulidades para tomar una resolución. El juez, como siempre, trabajó con Clarin y La Nación, y sacó una resolución que a todas luces es ilegal. Y sea ilegal o no, yo quiero ir a declarar”.
 
El ex ministro de Economía consideró que la causa “no tiene nada de jurídico” y cuestionó nuevamente el accionar del magistrado. El día fijado por Lijo para la indagatoria encontrará a Boudou en la presidencia, ya que la presidente Cristina Kirchner viajará a Fortaleza, Brasil, para la Cumbre de los BRICS, invitada por el presidente ruso, Vladimir Putin.
 
Además de Boudou, también fueron citados su socio y amigo José María Núñez Carmona, el monotributista Alejandro Vandenbroele –quien quedó a cargo de la imprenta–, además de los empresarios Nicolás Ciccone y su yerno, Guillermo Reinwick.
 
“Lo que el juez tiene en la causa son los dichos de los Ciccone. En la causa los Ciccone fueron primero imputados, después testigos, después querellantes, después víctimas, y ahora los vuelve a imputar, es un mamarracho lo que ha hecho el juez”, aseguró.
 
El vicepresidente está acusado de tráfico de influencias por haber supuestamente intervenido para salvar de la quiebra a la imprenta ex Ciccone, cuando estaba al frente del Ministerio de Economía.

 

Deja un comentario