Aunque sea por unos días, crece la moda de ser vegano

País

Para un carnívoro convencido, adoptar una dieta vegana -sin nada de carne, pescado, lácteos o huevos- suena dramático. Pero la tendencia de dejar de comer productos animales temporalmente es cada vez más popular. Esto no implica convertirse permanentemente en vegano ni estar moralmente opuesto a comer carne.

 De hecho, puede durar sólo unas pocas semanas. Según la sociedad vegana, cada vez más personas se están haciendo veganas entre 7 y 30 días. La popular cantante Beyoncé y su marido, el rapero Jay-Z, se hicieron veganos 22 días como parte de una “limpieza física y espiritual”. Y en enero de este año surgió la campaña Veganuary (de la combinación de vegano y january) por la que 3.200 personas se comprometieron a seguir una dieta vegana el primer mes de 2014, según los organizadores.

En el Reino Unido hay 150 mil veganos a tiempo completo, algo así como uno por cada 400 personas, según la Sociedad Vegana. Mientras que en EEUU, ese promedio sube a casi uno por cada 150 personas -de acuerdo al Grupo de Recursos Vegetarianos-, lo que supone un total de dos millones de personas que tienen una estricta dieta vegana en ese país.

Al igual que los vegetarianos, no comen carne, pollo, pescado u otros productos sacrificados, pero tampoco consumen huevos ni productos lácteos. Sin embargo, lo que está aumentando como nunca antes son los que se aventuran en la dieta y no quienes la siguen permanentemente.

Cada vegano temporal puede tener una motivación diferente. Algunos buscan contrarrestar los excesos de determinadas épocas del año, como la Navidad, mientras que otros lo ven como una buena manera de hacer una dieta de desintoxicación.

Según la directora del grupo vegano y vegetariano Viva, Juliet Gellatley, la mayoría tiene dos motivos principales: preocupaciones de salud y una mayor conciencia sobre el trato animal. “Puede ser gente con tendencia a enfermedades cardiovasculares o que quieren bajar su colesterol”, dice. “Pero también puede ser que hayan visto algo de la producción industrial de los animales de granja. Pero una vez que la gente incursiona en el veganismo, habitualmente también abren sus mentes a la otra cuestión”.

“El tercer factor, que es más común, son las razones medioambientales, como el calentamiento global o la deforestación”, explica.

Quienes defienden esta dieta dicen que el veganismo no se trata de pasar hambre. Para Gellatley, esta sensación es fácil de evitar si los nuevos veganos preparan sus comidas con cuidado. Crema de avena, granos, lentejas y porotos hacen que el estómago esté lleno, explica.

Gellatley asegura además que ha habido un cambio de actitud en los hombres que deciden hacerse veganos. “Antes, muchos decían que no podían dejar de comer carne. Eran tradicionales, les encantaba comer bifes o asados y eran muy determinantes con eso. Pero ahora algunos están empezando a contar que ser vegano es algo sano”, explica.

La dieta VB6, que promueve una dieta vegana antes de las 6 de la tarde, se puso de moda después de que Mark Bittman, crítico gastronómico de The New York Times, publicase un libro al respecto el año pasado.

También hay otras dietas de comida cruda, jugos limpiadores o dietas de sopas adelgazantes que implican una reducción de los productos animales. El mercado británico de productos sustitutos de la carne, como las hamburguesas de tofu o filetes de pollo de imitación, superó los US$1.000 millones en 2013. Y el mercado de los alimentos sin lácteos subió un 72% en el mismo periodo.

 

Comparte en ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario